Pintar con los sueños para volar

Publicado el Thursday, July 19, 2018

Admito estar bien encariñado con la pintura por su facilidad en su discurso para reconfigurarse. La pintura tiene la solvencia y el crédito en sus argumentos para hacer lo que le plazca con tal de perpetuar y recrear emociones de una manera que nos hace olvidar que creíamos que solo  la música era capaz de lograr; ese es el capricho de la pintura concatenar instantes de vida en cada obra.

Con esta sola reflexión he equerido iniciar compartiendo sobre los artistas plásticos que más me han interesado y para ello los invito a remembrar la sensación tan especial  que experimentaron la primera vez que besaron a alguien en los labios ¿lo recuerdan? pues eso es exactamente lo que una obra de arte puede llegar a hacernos sentir gracias a la conexión con nuestro “ser sensible” con la pintura, no importa que dicho encuentro se de en un museo, galería, libro ó internet; lo importante “es que ” cuando es amor a primera vista la obra se encargará de flecharte y habrá de despertar en tus sentidos un impulso por querer conocerla más.

 

Recuerdo muy bien que la primera vez que caí rendido ante ElCumpleaños de Marc Chagall,fue en un libro en mi época de estudiante universitario, lo fui leyendo en partes tras varias visitas a la librería y en cada una de ellas lo escondía fuera de su lugar pretendiendo evitar con ello que algún comprador inoportuno se lo llevará; finalmente llego día que pude pagarlo y me lo lleve a casa, tuvieron que pasar más de quince años para que pudiera disfrutar de la gran oportunidad de ver ElCumpleaños en persona en su lugar de residencia: el #MOMA( Museo de Arte Moderno de Nueva York) desafortunadamente cometí el error de no planear bien mi visita y tan solo tuve 15 minutos para disfrutarla, en mi defensa diré que en esa época estaba de luna de miel así que puedo afirmar que por ende no recargaba mucho mis emociones en la pintura en ese momento; además de poco ayudo la paranoia que se vivía en esta ciudad derivada delos recientes ataques a las Torres Gemelas lo cual hacía muy lento los accesos a cada una de las salas del museo. De camino a la salida me tropecé con una “gift shop” que ni el propio Chagall se imagino algún día  vendería pósters de sus obras; en ese mismo momento adquirí mi ejemplar el cual desde entonces ha ocupado un lugar muy especial en mi estudio.

Algunas veces  paso de incógnito frente a el cumpleaños pero otras tantas me detengo frente  a el para contemplarlo y empiezo a cuestionarme el porque Marc Chagall lo habría pintado de la forma en que lo hizo  imaginándome que habrá sentido, por eso me conmueve sobre manera el hecho de que la imagen principal protagonizada por el y su esposa recién casados se funden en un beso que los hace flotar al centro de la habitación de una manera tan dulce que la coqueta complicidad de su paleta de colores nos hace entender que Marc Chagall lo pinto con el corazón.

Por  otra parte en su composición podemos observar la manera en que se nutre de una tensión espacial entre todos los objetos dentro del cuadro los cuales gravitan en un equilibrio axial que a su vez juega con la tensión visual entre ellos al ir compensando acorde al peso visual de cada una de las figuras involucradas; por otra parte su obsesionado detalle en algunos de los elementos como los encajes y grabados textiles contrastan con el desparpajo en el manejo de la figura humana a la cual no le faltan ni le sobra nada, por si esto fuera poco posee una desfachatez que parece ignorar por completo la descarada distorsión de los vértices con una gracia tan sutil que solo un pintor tan enamorado como Mark Chagall se pudo dar el lujo de enseñarnos que tanto la poesía com la pintura no pueden vivir ni separadas ni a través de el amor.

Estas son mis #dosMonedas sobre las reflexiones que como Nono he llegado a entender, espero sus comentarios y opiniones y los invito a visitar el video blog en you tube donde podrán encontrarme como:
nono lat , muchas gracias y hasta pronto.